ELECCIÓN Y COMPRA DEL EQUIPO LIGERO
Escrito por Carlos   
Martes, 22 de Mayo de 2012 17:20

El primer error con el que nos encontramos al adquirir nuestro Equipo Ligero es intentar compatibilizar con nuestras salidas de snorkeling en la playa, cosa que dificilmente conseguiremos. Debemos partir de la premisa de que es éste el equipo que más necesitará “evolucionar” en función de nuestras características como buceador, aunque también aquí es donde más tenemos que dejar la impronta de nuestra personalidad.

Las gafas tienen que ser buenas, de silicona antialérgica y preferiblemente de un volumen bajo. Otros aspectos a valorar son la posibilidad de graduar sus cristales (si lo necesitamos) y que las piezas de sujeción de la tira sean reemplazables, ya que de no ser así un golpe certero dará con ellas en la basura. Es conditio sine qua non haber pasado la correspondiente prueba de adaptabilidad a las facciones de nuestra cara (estanqueidad, faldón inferior correcto, uso con bigote o barba, etc). La elección silicona transparente u oscura queda para el gusto personal, a bote pronto la primera da más claridad y sensación de visión, pero penetran muchos más reflejos que puede llegar a molestarnos, amén de que con el tiempo y el uso se ponen amarillas; en la segunda son más feas y dan menos sensación de campo de visión (solo sensación).

El tubo, para mi gusto, debe ser sin florituras ni válvulas que no sirven para nada, liso interiormente y de un tamaño que nuestros pulmones puedan fácilmente evacuar. Tanto en la elección del tubo como de la máscara recomiendo escuchar a los apneístas y/o pescadores submarinos. Tanto el uno como la otra podrán compatibilizarse en nuestras excursiones playeras, teniendo en cuenta que no se expongan al sol cuando no las estamos utilizando para no descomponer la silicona o las juntas de los cristales.

Las aletas deben ser adecuadas a nuestro adiestramiento, ni blandas ni duras (en ambos casos dan calambres) y a lo largo de nuestra vida como buceadores deberán ser sustituidas por otras de características más adecuadas. Como referencia pensemos que las aletas que ahora están de “moda” son las primeras aletas patentadas por una conocida marca comercial hace 50 o 60 años, son de goma dura y fijaciones muy sencillas fácilmente sustituibles por muelles. En este campo recomiendo probar distintos tipos y durezas con el fin de elegir la más adecuada a nuestras piernas. En todos los casos deberemos comprobar que son de nuestra talla y que van correctamente con nuestros escarpines. Es usual que los buceadores inteligentes cuando van a comprar un escarpín se lleven una aleta para comprobar que entra y sale correctamente, así evitarán encontrarse en el barco y que no coincidan (creedme, esto pasa).

Es inevitable llegar a el cuchillo, el cual debe formar parte de nuestro equipo básico (por ley), deberá ser cómodo, alojado en un sitio de fácil acceso y sin dispositivos complejos de extracción (una junta tórica o un pequeño lazo elástico suele ser suficiente). El tamaño no importa, debiendo presentar una zona serrada para cortar fácilmente cabos. Los únicos materiales recomendados es el acero inoxidable o el carbono. A lo largo de la vida del buceador el cuchillo suele viajar de una posición a otra, fuera de la pierna, dentro de la pierna, tráquea, chaleco; a mí me gusta llevarlo en la faja ventral, los demás sitios pueden dar lugar a enganches, y si se te engancha el chuchillo…… ¿Cómo te liberas?.

Otros materiales que debemos incluir son: una bolsa de red para transporte y enjuague, unos guantes que nos protejan de laceraciones, boya de descompresión, una linterna (no tiene que ser de grandes prestaciones ya que su función principal podría ser la comunicación a distancia).

Para mí el equipo ligero debe contener un cinturón de lastre preferiblemente de goma con hebilla de zafado rápido de acero inoxidable (no tiene porque incluir los “pesos”), así garantizaremos que los cierres están bien, que es de nuestro tamaño, que vamos cómodos con él y que se ajusta correctamente a nuestras “lorzas”.

Para todo el material ligero una vida prolongada pasa por un buen enjuague de agua dulce y un correcto escurrido y secado alejados del sol directo.

 
Copyright© 2017 . Diseñado para Lijo-Sub por Almericurs