ELECCIÓN Y COMPRA DEL COMPENSADOR DE FLOTABILIDAD
Escrito por Carlos   
Martes, 19 de Junio de 2012 10:34

Sin duda, y tras la flamante compra de nuestro traje, comenzaremos a interesarnos, cuando menos, por los compensadores de flotabilidad de nuestros compañeros. Comenzaremos a ver lo vistosos, bonitos y grandes que son; cuantos bolsillos tienen y cosas similares. Así y una vez empecemos a ver sus precios comenzaremos a preocuparnos por la diferencia que existe entre unos y otros, así como la gran cantidad de tipologías que existen.

Pues bien, desde estas líneas trataré de “poner luz” (deformación profesional) en algunos detalles que entiendo imprescindibles para su correcta elección.

En primer lugar debemos eliminar tópicos y líneas rojas que entiendo circulan por foros, clubes y centros de buceo. Cuando comuniquemos en nuestro centro de buceo la intención de comprar un B.C. (Buoyancy Compensator) comenzarán las ofertas de material de segunda mano con la siguiente justificación: Para empezar este es magnífico, luego….¡TE COMPRAS OTRO COMO EL MIO!. En esta parte no existe la actualización sino la sustitución. Por eso es preferible uno que nos valga hasta que se haga añicos del uso, ¡siempre será más barato!.

Para compensar la flotabilidad, recientemente se ha abierto un debate relativamente interesante placa y ala o chaleco clásico, para mí la elección es clara para todos los niveles de buceadores y quien me conoce lo sabe. Elegid uno con el volumen apropiado, habitualmente adquirimos equipos que en realidad están diseñados para buceos muy profundos, con varias botellas, etc. El volumen de nuestro BC no debe en ningún caso compensar un sobrelastrado, hazlo bien y desde el principio usa el lastre que necesitas y el compensador adecuado. No es importante el número de anillas que lleve, sino de que material están hechas y donde están colocadas; no es importante el número de bolsillos que traiga, sino su accesibilidad; no es importante que lleve “16 válvulas”, con 2 es suficiente y te sobrará 1 si aprendes a bucear correctamente, céntrate en la tráquea, que sea adaptable a tu tamaño, que sea de fácil mantenimiento, que sea de llenado lento y vaciado rápido, así como que sea fácilmente accionable.

Otra cosa a tener en cuenta es de que material están confeccionados, tanto en grosor como en dureza, así como su posible accesibilidad a la vejiga para sustituirla y/o repararla; que la posición de la tráquea facilite su vaciado (lo más centrada posible) y que sea cómodo y fácilmente ajustable, pero que el sistema no se afloje a lo largo de la inmersión.

En mi caso la elección está clara, después de haber usado/probado muchos tipos elijo una placa de acero (menor lastre en el cinturón), con un buen ala redonda con vejiga accesible (fácil gestión de la burbuja durante la inmersión) y un arnés hogartiano bien confeccionado (regulable, cómodo, fiable, facilita la respiración y la carga del peso, permitiendo una posición óptima de buceo). Existen personas que esto lo identifican con buceo técnico llevando a los usuarios una falsa idea de dificultad, cuando en realidad son elegidos para realizar ciertos tipos de buceo por su sencillez, adaptabilidad y posibilidad de modificación según el tipo de inmersión.

Una vez conocida mi elección solo que saber algo más ¿Cuál es la tuya?, coméntala con tus compañeros, instructores y guías, razonando tu opinión y desechando cualquier comentario que no sea constructivo, es tu compra, tu elección y tu inversión. Sobre todo no compres sin probar.

 
Copyright© 2017 . Diseñado para Lijo-Sub por Almericurs