ELECCIÓN Y COMPRA DEL REGULADOR
Escrito por Carlos   
Viernes, 17 de Agosto de 2012 10:34

Ha llegado la hora, nuestro “gusanillo interior” quiere que nos planteemos comprarnos un regulador…. Probablemente sea la compra que más nos inquieta ya que con esta sentimos que nos desvinculamos del centro/club. Pues bien, aquí van algunos consejillos para ayudaros en la elección de este objeto, aunque trataremos de hacerlo fácil y resumido dado que es un tema que da para mucho artículo.

En primer lugar hay que decir que la normativa española nos obliga a utilizar dos segundas etapas, recomendando, en el caso de buceadores avanzados y/o instructores la utilización de dos primeras etapas independientes. Para un buceo normal en aguas abiertas, el uso de conocido “octopus” es una buena alternativa aunque difiero en la utilización que trata de darse del mismo en los libros de texto. Mi opinión es que el “octopus” o “regulador amarillo” es para nosotros y no para el compañero, en caso de que el compañero necesite un regulador deberemos darle el que estamos utilizando ya que sabemos que funciona correctamente y que el suministro de aire está garantizado. La colocación del mismo debe ser lo más accesible posible para nuestras necesidades, situándolo lo más cerca de nuestra boca, bien mediante un clip (no me gusta) o bien mediante un elástico o “bungee” que nos permitirá colocárnoslo con una sola mano (derecha o izquierda) en la boca a la vez que damos nuestra primera etapa a nuestro compañero entrado en pánico.

En cuanto al propio regulador, y para no volvernos locos, tenemos que distinguir dos tipos compensados y sin compensar; de pistón o de membrana. No es objetivo de este artículo crear un monográfico al respecto. Así deberíamos elegir uno de una marca de reconocido prestigio, sencillo y con una buena curva de esfuerzo y suministro de gas. En principio la normativa europea que tienen que cumplir los reguladores para poder ser distribuidos en nuestro país es bastante severa y cualquiera puede servirnos para nuestro fin. No creo que nadie que requiera comprar un regulador para trabajos más extremos (aguas sucias o contaminadas, buceos profundos, etc.) vaya a fijarse en este artículo que está dirigido a buceadores nóveles que desean adquirir su primer equipo.

Las diferencias principales entre compensados y sin compensar se encuentran en el suministro del flujo, el cual en los primeros se mantiene constante independientemente de la profundidad a la que los usemos. En los reguladores no compensados encontramos que a más profundidad el regulador nos servirá más aire del que necesitemos. También afecta la presión del tanque del que respiramos, dificultando, en el segundo tipo, el suministro de aire cuando el tanque baja de las 20 atmósferas (cosa que nunca debería pasar).

Habitualmente se suelen “casar” distintas marcas como primeras y segundas etapas, en esto no hay ningún problema siempre que coincida el rango de presiones intermedias de trabajo de ambos elementos, así una primera etapa cuyo rango correcto de funcionamiento nos suministra alrededor de 10 bares de presión deberá configurarse con una segunda etapa que pueda trabajar a esta presión. Ni siquiera el hecho de que sean de la misma marca garantiza estos parámetros y por lo tanto hay que comprobarlo si no queremos algún sustito de flujo continuo o suministro deficiente.

Un parámetro que normalmente no controlamos es el rango de temperatura para el que están diseñados. Recientemente se han empezado a acotar los rangos de temperatura mediante diseños que trabajan (según instrucciones) entre 10ºC y 30ºC p.e. en contra de lo que venía siendo habitual (reguladores para el Caribe con protección anti congelación). De esta manera las marcas pueden sacar unidades más competitivas en precio y tamaño dependiendo de que el buceador viaje o simplemente no se mueva de una temperatura (A mí me parece una chorrada, pero yo no soy nadie). En este aspecto debemos comprobar que los rangos de temperatura coincidan con los buceos que practiquemos durante toda la temporada (hoy podemos bucear solo en verano en Almería, mañana podemos querer utilizarlos en otros mares más fríos en invierno).

Por último pero no menos importante debemos decir que, en principio, todos los reguladores vienen confeccionados para utilización de aire enriquecido con oxigeno (EANXX) hasta una proporción determinada en “papeles”, normalmente este valor suele ser del 40 % de oxigeno en mezcla.

Al igual que en el resto de material os recomiendo encarecidamente que bajéis los manuales de uso o cuando menos las fichas técnicas antes de su compra y que testeéis en el centro/club/instructor (no le preguntéis al de la tienda) que alternativa es más idónea pero siempre cuando tengáis elegidos dos o tres modelos. En este caso probarlos dice muy poco porque difícilmente vais a encontrar diferencias entre unos y otros además si el que os lo presta es avanzado puede haber modificado el tarado a su gusto o necesidad.

 
Copyright© 2017 . Diseñado para Lijo-Sub por Almericurs